Pacto Asociativo de la Internacional de Federaciones Anarquistas

La I.F.A. es una organización internacional de federaciones anarquistas que se vincula, por su pacto asociativo y su acción, en los principios de la Primera Internacional anarquista, constituida en Saint-Imier en 1872.

La I.F.A. lucha por:

  • Abolir toda forma de autoridad, cualquiera que sea, económica, política, social, religiosa, cultural, sexual, etc.

  • Construir una sociedad libre, sin clases ni Estados ni fronteras, fundada sobre la base del federalismo libertario, la ayuda mutua y la solidaridad.

La acción de la I.F.A. se basará siempre, tanto en la teoría como en la práctica, en la acción directa contra el parlamentarismo y el reformismo.

Las federaciones adherentes a la I.F.A. se comprometen a desarrollar entre ellas la solidaridad más eficaz en todos los campos, a apoyar y coordinar todas las iniciativas, a suministrar una ayuda regular y constante a la I.F..A. y a su secretariado, a desarrollar, a escala mundial, la acción anarquista. Cada federación es autónoma en su desenvolvimiento y en el desarrollo de la propaganda.

Para adherirse a la I.F.A. una federación debe:

  • Identificarse con el pacto asociativo y la acción definidos en sus congresos.

  • Presentar su petición al secretariado de la I.F.A., que se encarga de comunicarlo a todas las secciones. A falta de oposición por parte de las federaciones adherentes, formulada en el espacio de seis meses, la adhesión es efectiva inmediatamente. Deberá ser ratificada, por unanimidad, en el congreso siguiente. En caso de oposición, sólo el congreso puede re-examinar la petición de adhesión.

La condición de sección de la I.F.A. implica el pago de una cotización, cuyo importe será determinado en congreso.

La I.F.A. desea la existencia de una sola federación por país, pero no reconociendo la geografía política, impuesta por los Estados, acepta la formación de otras federaciones en un mismo territorio, siempre y cuando la federación ya adherente no formule oposición.

La I.F.A. acepta la adhesión de federaciones plurinacionales que entienden, de esta forma, desarrollar en el interior de un área geográfica o lingüística contigua, la práctica del internacionalismo anarquista.

En caso de constatación por el secretariado de falta de actividad durable y confirmada por parte de una federación adherente a la I.F.A., éste se encarga de comunicarlos a todos los miembros de la I.F.A. En ausencia de oposición por parte de las federaciones adherentes, formulada en el espacio de seis meses, la baja será considerada efectiva; deberá ser ratificada, por unanimidad, en el congreso siguiente. En caso de oposición, sólo el congreso puede re-examinar esta baja.

En el caso de una vuelta a la actividad que fuese constatada, esta federación puede volver a proponer su adhesión a la I.F.A. conforme al pacto asociativo.

Ante la inexistencia de organización federada de ámbito nacional, pueden adherir a la I.F.A. también grupos que se comprometen, en el área del territorio de referencia, a crear federaciones. Esta adhesión no puede ser más que provisional. Las federaciones de la I.F.A. se reservan el derecho de reconsiderar esta adhesión en el marco de su congreso, si el grupo en cuestión no ha llegado aún a constituir una federación. En caso contrario, la nueva federación deberá hacer su petición de adhesión a la I.F.A.

Relaciones Internacionales

La I.F.A. mantiene lazos cordiales con el conjunto del movimiento libertario mundial en su lucha contra todas las formas y estructuras de dominación (cambio de información, solidaridad, etc.) y puede invitar a delegaciones para asistir a sus trabajos.

Congresos

La I.F.A. se reúne en congreso por lo menos cada tres años; el congreso decide las orientaciones y los ejes de acción de la I.F.A. por unanimidad. Un año antes de su celebración, una reunión conjunta del secretariado con los delegados encargados de relaciones internacionales de las diferentes federaciones, define el orden del día, la fecha y el lugar del congreso de la I.F.A.

El congreso delibera bajo las iniciativas propuestas por la organización y confía, por unanimidad, el secretariado de la I.F.A., encargado de la aplicación de los mandados del congreso, a una federación adherida que nombrará sus miembros. El secretariado, además, tiene por tarea mantener los contactos con los encargados de relaciones internacionales en sus diferentes federaciones adheridas, que se reúnen, conjuntamente o por áreas geográficas, por lo menos cada seis meses.

El secretariado

El secretariado representa a la I.F.A. y tiene la tarea de trabajar a la vez por su difusión y por su desenvolvimiento. Además:

  • Estimula los contactos y el debate interno en la I.F.A.

  • Indica los casos en que es necesario desarrollar la ayuda mutua y solidaridad internacionales.

  • Edita el boletín internacional con referencias para la correspondencia y el debate interno de la organización.

  • Se ocupa de la edición de propaganda referida a las resoluciones y la acción de la I.F.A.

  • Percibe y administra las cotizaciones que las federaciones pagan regularmente para el mantenimiento de la actividad de la I.F.A.

  • Informa de sus actividades y de su gestión.

  • El secretariado presenta su dimisión en los congresos.

Respeto de los compromisos materiales

El no el respeto de los compromisos materiales y éticos que preceden constituye una puesta en causa efectiva de la adhesión a la I.F.A., que será ratificada en el congreso siguiente.

Modificaciones del pacto asociativo

Toda proposición de modificación del presente pacto asociativo debe ponerse en conocimiento de todas las federaciones adherentes por lo menos un año antes del congreso que deberá examinarlas.

Tomado de: http://i-f-a.org/index.php/es/principios