Facebook

Login Form

Mil veces lo han dicho los anarquistas: jamás en la historia humana ha existido ni existirá gobierno alguno que esté de parte del pueblo.

Este aforismo anarquista se anunció también cuando AMLO se postulaba a la presidencia de México en el 2018 y se perfilaba como el indiscutible futuro presidente de México y, en verdad, los anarquistas no estaban errados en su juicio.

Habiendo lanzado las peores diatribas a sus contrincantes políticos AMLO ganó popularidad en medio del rechazo generalizado al PRI, al PAN, al PRD y a todos los clásicos partidos políticos mexicanos.

La gente, esos 30,000,000 de mexicanos que votaron por AMLO esperaban un cambio, y en realidad lo tuvieron: las instituciones burguesas al servicio del capitalismo mexicano e internacional (las jugosas concesiones a empresas extranjeras no cesaron) dieron un cambio en su apariencia, y nada más.

Llegado apenas a la presidencia AMLO se dedicó, como todo gobierno, a granjearse las simpatías de los capitalistas mexicanos. Aquellos que antes eran la “Mafia del poder”, repentinamente y gracias al gobierno Morenista, se convirtieron en aliados del régimen, en buenos empresarios, en pilares del gobierno; todos los priístas que fueron insultados y odiados públicamente por su ramplona corrupción, privilegios y crímenes descarados, pasaron a ser buenos políticos por el mero hecho de quitarse la camiseta del PRI y ponerse la de MORENA.

Leer más...

La Federación Anarquista de México-IFA les invita a la proyección online del documental "Lucio. Anarquista, atracador, falsificador, pero sobre todo, albañil" 

La crisis de salud que atraviesa el Órbis Terrarum, mantiene consternada a una gran parte de la población mundial por razones que son de conocimiento común. La pérdida del patrimonio, de la salud, o peor aún, la pérdida de un familiar o de la vida misma son circunstancias que están muy próximas al ciudadano común, a la clase trabajadora por el hecho de vivir en condiciones socioeconómicas propias de la pobreza. Es decir, el escenario donde se corren los mayores riesgos ha de ser pisado principalmente por los desposeídos, mientras la clase propietaria y el Estado observan incólumes y dirigen las vidas de los que nada tienen desde su pedestal colmado de privilegios económicos y políticos.

 En el caso de México, el 1 de marzo el país no contaba con decesos a causa del Covid-19. Un mes después, el 1 de abril, registraba 29 muertos. A mediados de abril ya había 406 muertos; el 1 de mayo 1859 muertos, a mediados del mismo mes 4,477 muertos. El 1 de junio, México inició el mes con la “nueva normalidad”, con 31 de los 32 estados en semáforo rojo y con 9,930 muertos. Nueve días después de iniciada la “nueva normalidad”, el país tenía 14,649 muertos (más de 5,000 muertos después de levantar la cuarentena). Posteriormente, 19 días después del decreto del gobierno, sumaban 20, 349 vidas perdidas.

Leer más...