El 26 de junio de 2016 fue asesinado Salvador Olmo, los y las compañeras de la Radio Comunitaria Tu un Ñuu Savi (Palabra del Pueblo de la Lluvia) denuncian que fue a manos de la Policía Municipal de Huajuapan, Oaxaca, dado que Salvador primero fue retenido por una patrulla oficial, misma que posteriormente lo atropelló, además se ha denunciado que sufrió tortura, por ello la policía es responsable directa de los hechos y lo ocurrido como un crimen de Estado.

Salvador Olmo atendió a un llamado de la radio, que trasmite desde las instalaciones de la Escuela Normal Experimental Huajuapan y se dirigió a apoyar,  ante la presencia de dos camionetas que se encontraban tomando fotos y ante un posible escenario contra la radio que, recordemos, fue instrumento fundamental para dar a conocer en tiempo real los hechos represivos que ocurrieron el fin de semana en Nochixtlán. Salvador fue retenido por elementos policíacos. Posteriormente la Comisión Nacional de Emergencias fue alertada por la misma Policía Municipal sobre una persona seriamente herida en la calle Naranjos. Las lesiones que presentaba eran en extremidades cabeza y torso, fue trasladado de urgencia al Hospital General de Huajuapan, sin embargo, con fractura de humero derecho, fractura de tabique, entre otras lesiones, Salvador murió a causa de presencia y acumulación de aire exterior o pulmonar en la cavidad de la pleura.

Salvador Olmo García participó el jueves pasado en el evento de Barricadas Culturales en apoyo a la resistencia del pueblo oaxaqueño. Dentro de la radio Tu un Ñuu Savi participaba en el espacio Pitaya Negra, como periodista comunitario dio seguimiento a casos como el asesinato de Bety Cariño, al movimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el movimiento magisterial, entre muchos otros. Fue pionero del movimiento Punk en Huajuapan y era vocalista de la banda Anónimos, también participó en el movimiento popular del 2006 en Oaxaca, activista contra la violencia policial, fue defensor de derechos humanos y defensor de la tierra, se dedicaba al comercio.

Ante estos hechos responsabilizamos de la muerte del compañero al Estado ya que este no es un hecho aislado, sino que responde a la criminalización y la política asesina del gobierno mexicano, responsabilizan a Peña Nieto, Gabino Cué y al gobierno de Huajuapan de la muerte de Salvador.