TALLER DE ESTUDIOS ANARQUISTAS

Dinámica:

  1. Lectura previa de textos. Las lecturas que se envían se sugieren se lean en casa. Si bien es cierto que se sugiere un orden se puede leer como mejor se plazca.
  2. Exposición de contenidos. El día del taller se dará una breve exposición de los contenidos, no se explicará los contenidos. Se les recuerda que en el taller no hay especialistas ni se busca especializar, se pretende abrir un espacio para la reflexión y el análisis de la práctica anarquista.
  3. Discusiones en equipos de trabajo. Se trabajarán en mesas dependiendo de la cantidad de compañer@s que asistan al taller.
  4. Conclusión de trabajos. Se dará lectura de los trabajos que se produzcan en las mesas.

Materiales. Se recomienda cargar con una libretita pequeña u hojas de rehúso para efecto de registrar resonancias: Ideas, poemas, frases, canciones, etcétera.

INTRODUCCIÓN

I

Hoy florecen las rosas…
—las rosas del rosal de mi quimera—
como una regia floración de ensueños
en una alegre y rubia primavera.

Rosas de mi pasión, rosas que han sido
rimas en mis poemas triunfadores,
que en los vergeles blancos de mi vida
son una roja floración de amores.

II

Hoy florecen mis rosas… y mis odios,
odios que serán rosas de amargura
cuando canta mi vida sus poemas
en mis rosales llenos de locura.

Odios que son benditos, porque fueron
odios engendradores de mis glosas
que abonaron la borrácea primavera
de mis anales, mis triunfos y mis rosas…!

III

Mis odios y mis rosas… Y tú, pueblo,
—que estás al yugo eternamente atado—
¿no sientes florecer tus primaveras?
¿O es que ya tus rosales se han secado?

¿No sientes en tu alma —pueblo hermano—
que florecen las flores de tus iras,
que tus odios entonan carmañolas
en los cordajes broncos de tus iras?

Levanta la cabeza… En tus jardines
no cantarán poemas tus rosales,
pero tus odios cantarán conmigo
marsellesas heroicas y triunfales!

Si es que ya tus jardines no dan rosas
que formen con tus odios dos poemas,
yo te daré mis flores —en mis glosas—
y glosaré tus odios en mis gemas…

Y así juntos tus odios y mis flores,
tus odios y mis flores de ensoñares
cantaremos al alba de este Mayo
el supremo Cantar de los Cantares…

IV

Oh, Primero de Mayo, en que mis flores
cantan su primavera florecida…
y hay una regia floración de amores
en los vergeles blancos de mi vida.

Manuel Rojas, mayo de 1914