MALDICIÓN DE UN MALDITO 

 Desde un recóndito punto asimétrico

de este terráqueo mundo infernal

se oye el omnímodo grito de rapsoda

pregón ubérrimo del mal social.

Yo vengo grávido como una esférica

mujer simbólica llena de preñez

con miles mágicas palabras bíblicas

y un nuevo oráculo que yo forjé.

(Francisco Fernando Gualtieri)

Buenos aires Argentina 1926

 

Innegable es mirar la silueta de un fantasma indómito y siempre empedernido que recorre las barricadas del pasado y levita en las venas de los pobres que emprenden las revueltas del presente. Irrevocable es mirar el parto doloroso de un movimiento anarquista mexicano que sin saberlo, en el aquí y ahora, se envuelve en un crecimiento potencialmente turbulento y por ello con agudas contradicciones que le permite revitalizar su silueta indómita y robustecer la idea, el pensamiento y la práctica revolucionaria; pero que de manera natural lo obliga a permanecer siempre presente en el subconsciente del pueblo mexicano. Innegable, irrevocable siempre su obscura figura; intermitente su andar y de propuesta multiplicada y divergente; pero siempre de cuerpo presente. Yace siempre latente, no desespera, no titubea y nunca desiste; de ojos rojinegros y obscura alma, funde su negrura libertaria y se envuelve en el vaho del pueblo; se convierte en pueblo, siempre a punto de reventar el estridente silencio del orden y el progreso que impone el Estado, el clero, el capital y la autoridad.

 ¡Anarquistas! el desasosiego gobierna el mundo; la crisis económica, política y social que golpea a diferentes pueblos de Europa, de America y el mundo, pone de manifiesto la debacle de un modelo político y económico que igual aplican gobiernos de Derecha o de “Izquierda”. Un sistema económico y político que funda su existencia en el miedo, el terror, el pánico, la desesperanza y la muerte.

 Dicho sistema no ha podido ocultar que prevalece una crisis económica en diferentes regiones del mundo y que se está extendiendo en todas partes; ello nos deja la conclusión de que este sistema capitalista no sólo está llegando a una fase de deterioro, sino que está deteriorando la vida y la dignida de las personas más rápidamente. Ya el anarquista Ruso-Norteamericano Alexander Berkman señaló que la sobreproducción como problema de bajo consumo, el capitalismo impide a grandes segmentos de la población la satisfacción de sus necesidades, afectando sus propios mercados. Dicha sobreproducción es empujada por la especulación de la ganancia, del control del mercado (geopolítica) y de la vida cotidiana de los consumidores que en principio son productores. Con ello la tecnología del poder ha cimentado su dominación económica y estatista de un saber positivista donde el supuesto orden y progreso se torna en una mercenaria idea de subrepticia dominación que aplican gobiernos de Derecha e “Izquierda” contra el bienestar de los pueblos, reconfigurandoce así las bases de la dominación y la explotación. Los cambios que ha experimentado éste sistema de dominación son a partir de la constante innovación tecnológica que modifica no solo el sistema de producción sino la dominación de los trabajadores. Ésta reconfiguración del mundo de trabajo y de la vida social ha provocado intermitentes movimientos sociales como el de los Indignados en Madrid hasta llegar a los Ocuppy Wall street que, independientemente de las simpatías o desacuerdos, nos permite observar la reconfiguración de la resistencia social, donde la militancia va de la vida cotidiana a la vida social, hasta llegar ha configurarse al mundo virtual.

 En México dicho sistema ha emprendido un mecanismo de control salvaje, que va de la represión virtual y real; donde se inventan guerras ficticias, deconstrucción de simbolismos virtuales y hasta se crea un sistema virtual de “voluntad” electoral partidocrático donde se distribuyen el control y el poder de manera geográfica para que con ello la geografía del poder, o las regiones del poder, como las definiera Bakunin, consoliden su legado de la muerte perpetua en la vida de los pobres de México. Actualmente el pueblo mexicano padece una política criminal y sanguinaria donde no sólo se violenta sus derechos y libertades más elementales (alimentación, vivienda, salud) sino que se reprime de manera brutal a quien se oponga, como así lo demuestran los asesinatos contra representantes indígenas de Oaxaca, de Guerrero y Veracruz sólo por citar algunos casos. Y qué podemos decir de la política de guerra molecular que aplica la élite política contra un monstruo acéfalo llamado Narcotráfico, cuyos “efectos colaterales" está desmoralizando a la sociedad.

 Así, en los umbrales del siglo XXI el movimiento anarquista mexicano ha visto su renacimiento plagado de tensiones sociales provocado por un pueblo mexicano que está cada vez más y más cerca de asaltar el cielo: Las revueltas de Oaxaca y Atenco demostraron que los pueblos ya no tienen otro camino de lucha que la barricada; el enfrentamiento de mineros de Sicartsa, la lucha de mineros de Cananea, de la minera San Xavier, nos develan que la cultura servil y cortesana del movimiento obrero esta a punto de fenecer; la resistencia de pobladores de Cherán en Michoacán en contra de Narcotraficantes, talamontes y policías Federales; la resistencia de indígenas de Guerrero, de Veracruz y de muchos pueblos de México ponen de manifiesto que la olla de presión esta a punto de explotar. Por ello, tal situación nos hace reflexionar en la máxima Bakuninista de que la idea revolucionaria anarquista vaya al pueblo; es decir que los anarquistas caminemos junto con éstas resistencias para que con toda la intención generemos la tensión anarquista, misma que nos dará la pauta necesaria para que el anarquismo no solo se enlace con las fuerzas de resistencia, sino que se convierta en parte de un movimiento con una postura revolucionaria que fracture la contención de organizaciones tradicionales, y que con toda la intención tenga como oriente el comunismo libertario.

 Es entonces, que en este contexto donde el movimiento anarquista mexicano ve correr sobre sus venas sangre joven, tiene sobre todo la oportunidad de que nuestro renacimiento rebase los causes del orden burgués por medio de la organización anarquista federada. Debido a esto, en noviembre del 2011, la Federación realizó un encuentro en Teotihuacan Estado de México de grupos e individuos federados para definir el rumbo rojinegro y determinar las formas anárquicas que éste navío navegara. Así es como se acuerda por unanimidad, crear la Federación Anarquista de México con Secciones en Tijuana, Sonora, Durango, Morelia, Distrito Federal y Estado de México. Por ello compañeros y compañeras, hacemos un llamado ha unirse a éste proyecto revolucionario de la Federación Anarquista de México que tiene como finalidad la expansión turbulenta de la propuesta Anarquista; iniciativa que tiene como finalidad abarcar cada poro, cada espacio de las geografías del poder; un proyecto organizativo sin jerarquías que luche contra todo tipo de poder; que pueda vulnerar y derrocar a éste monstruo infernal que gobierna con muerte perpetua a los pobres de éste país. Una Federación que en su caminar lleve de la mano la fraternidad, la igualdad, la solidaridad y la libertad, mismas que nos encaminaran hacia la revolución social y el comunismo libertario.

 Compañeras y compañeros, la gran labor de nosotros los anarquistas es la de seguir el andar rebelde y antiautoritario de una cultura revolucionaria que se ha albergado en el corazón de los pobres de México, mismas que ya desde el siglo XIX se manifestaron de forma indómita. Una cultura antiautoritaria siempre cercana al sufrimiento del pueblo pero insoslayablemente siempre cercana a la violenta gravitación contra el orden burgués.

 Compañeras y compañeros, los poderosos han tintineado ya los clarines de guerra y el gobierno de la muerte ha comenzado a lacerar la vida de los pobres. Es menester de nosotros los anarquistas levantar el puño de libertad que derrocara al gobierno de la muerte.

Ha llegado el momento de organizarnos y pugnar por una revolución social y extenderla por todo el país, hasta que la vida nos llegue de vuelta con alegría, fraternidad e igualdad.

 México, Distrito Federal, Enero del 2012