Facebook

Login Form

 

 

Iván Augusto

 

Aristóteles de Estagira quien escribió el libro intitulado Política distinguió entre otras dos formas de gobierno que resultan útiles para reflexionar sobre los caminos que anda el actual gobierno en México; Democracia (las decisiones políticas son tomadas por la mayoría de los ciudadanos) y Demagogia (desviación de la democracia que consiste en ganarse con halagos, promesas sin cumplir y engaños la confianza del pueblo y su voto). El actual gobierno morenista que se auto presume como progresista y democrático, veremos en lo siguiente, está colocado más bien en las conductas demagógicas, es decir, en la desviación de la democracia, se dispone más bien en las formas impuras de gobierno según el estagirita Aristóteles.

“Por el bien de todos, primero los pobres” ladran los morenistas al mismo tiempo que protegen los intereses de los hombres más ricos del país, los mismos que durante años han mantenido a la inmensa mayoría de los mexicanos en la más profunda de las desigualdades sociales. Son abundantes los ejemplos de los cuales podemos echar mano para demostrar lo que afirmamos, sólo mencionaremos algunos esperando que sean suficientes para que tú, lectora, lector, juzgues con tu propio criterio.

Preparando los tiempos en precampaña en febrero del 2018, Andrés Manuel al referirse a la empresa Televisa chilló: “Televisa es extraordinaria para el país” ¿Cuál es la gravedad de esta afirmación? Si hacemos un ejercicio de memoria histórica podemos recordar como el entonces dueño de esta empresa conocido como el Tigre Azcárraga el 10 de octubre de 1993 declaró: “México es un país de una clase modesta muy jodida que no va a salir de jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil”. Ya podrá usted, lectora, lector, sacar sus propias cuentas.

Recordemos por otra parte como el pasado 18 de noviembre AMLO premió a Carlos Slim, el hombre más rico de México y el quinto a nivel mundial según la revista Forbes de 2019. En su discurso de premiación, AMLO se refirió a este explotador como “un hombre austero y sobrio” y que “es un empresario con dimensión cívica y social”. Por si esto no fuera suficiente para tener claridad sobre los intereses del actual gobierno, también aulló que “ve por el desarrollo del país”. Estas insensateces que aparecieron en la mayoría de los medios de comunicación masiva del país se antojan como un gesto cínico del presidente de este país o como una muestra de su absoluta ignorancia en economía política, y desde luego como una señal de sumisión ante la clase propietaria, pues es bien sabido que la riqueza de los patrones se debe a la explotación de los trabajadores y al trabajo impago (plusvalor), no al “trabajo” y al emprendimiento del explotador.

Otro ejemplo: El actual secretario de educación Esteban Moctezuma Barragán quien es hombre de confianza de Carlos Salinas Pliego (otro de los hombres más ricos de país) y fue también secretario de gobernación y de desarrollo social en el gobierno del priísta del tecnócrata Ernesto Zedillo, fue nombrado por AMLO como secretario de educación. ¿Qué tipo de presidente pone al frente de la educación de un país a un economista en lugar de un pedagogo?

Otro de los asesores y hombres de confianza de AMLO es Alfonso Romo Garza, un empresario que estuvo involucrado en la construcción de la “Estela de luz”, emblema de una de las más desfachatadas prácticas de corrupción, pues pasó de tener un presupuesto de 398 millones de pesos (cantidad ya escandalosa de por sí considerando el bodrio arquitectónico) a la suma de nada más ni nada menos que 1,000 millones de pesos. Hasta el día de hoy no hay culpables de este robo al pueblo.

En su primer grito de eso que llaman independencia, AMLO tuvo el descaro de gritar “vivan los pueblos indígenas” mientras realizaba los preparativos de una encuesta para “legitimar” la construcción del tren maya que afecta, precisamente, a los pueblos indígenas y por su puesto al ecosistema en la península de Yucatán.

En campaña el ahora presidente aseguraba que los políticos ya no tendrían el privilegio de contar con la “prestación” de seguro de gastos médicos mayores, sin embargo, el pasado 20 de enero el presidente de la bancada morenista en la cámara de diputados Mario Delgado Carrillo, en lugar de hacerse un chequeo médico en el ISSSTE prefirió pagar la cantidad de 16 mil pesos en el hospital ABC de Santa Fe en un “claro ejemplo de austeridad republicana”. Un obrero con el “flamante” aumento al salario mínimo actual tendría que ahorrar cuatro meses y medio aproximadamente sin gastar un solo centavo para gozar del privilegio médico del que goza este parásito disfrazado de servidor de demócrata. Otra joya: mientras el nieto de Andrés Manuel vio la luz de la existencia en una clínica de Houston Texas en Estados Unidos ¿Por qué el nieto de Andrés Manuel no nació en el INSABI o en un pasillo del metro como a veces han tenido que hacerlo a contra voluntad los hijos de las familias más pobres de México?

            No sobra mencionar que el pasado 23 de enero en un acto de nauseabunda desvergüenza, el “austero y consecuente” Mario Delgado junto a la impresentable Beatriz Gutiérrez Müller presentaron una edición facsimilar del periódico anarquista Regeneración editado por los hermanos Magón, y no sólo eso, sino que amenazaron con hacer “una serie de acciones” para conmemorar los 100 años del asesinato de Ricardo Flores Magón en el próximo 2022. Recordemos que Ricardo Flores Magón prefirió la cárcel antes que aceptar un cargo burocrático ofrecido por el verdugo.

Los morenistas no se quedan cortos y ejemplos de su inconsecuencia discursiva abundan. La ex presidenta de este partido Yeidckol Polevnsky el 14 de enero de este año realizó una serie de compras en el Palacio de Hierro, imágenes difundidas en redes sociales muestran que llevaba mercancía de la marca Carolina Herrera (moda de lujo exclusiva). En dicha tienda, por ejemplo, un vestido alcanza el precio de $27, 530. ¿Cuándo, tú obrera, tú trabajadora, podrías comprarte un vestido de este precio?

Una última referencia: Manuel Bartlett, actual director de la CFE en el gobierno morenista, es propietario de 25 propiedades (23 casas y dos terrenos), si 23 casas, el valor aproximado es de 800 millones de pesos. ¡Timócratas! ¡Amadores de la crematística! ¡Indignos!

Seamos sensatos, este nuevo gobierno no es más que “un nuevo perro que protege los intereses de los ricos” para citar las palabras del anarquista Ricardo Flores Magón, es un cúmulo de parásitos que protegen los privilegios de la clase propietaria, de los usureros, de los explotadores, de los dueños de todo, pero también se dejan salpicar de las delicias de la opulencia que hiere al pueblo.  Es hora de desenmascarar a estos embusteros y mostrarlos como los deshonestos rastreros que son, siempre al servicio del capital dispuestos a lo que sea con tal de gozar de los privilegios dinerarios que su posición les concede. Los anarquistas insistimos en que cualquiera que sea el color del partido, cualquiera que sea su discurso, siempre terminarán subsumidos por la clase rica, por los por los acumuladores de riqueza.  

Nadie, absolutamente nadie que esté en el poder va a asistir a los intereses de los pobres, los cargos políticos sólo sirven para eternizar los privilegios de la oligarquía y para usar a la policía y al ejército como esbirros para mantener a raya a los verdaderos opositores del régimen del Estado.

“¡Muerte al Estado, que viva la anarquía!”