Federados

Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Últimos artículos

Facebook de la FAM

 

Los pobladores lograron que la policía retrocediera por algunos momentos en los instantes en que la policía lanzaba gas pimienta, gas lacrimógeno y balas de goma. «Están tirando a matar» fue el grito alertador que se escuchó cuando un policía cortó cartucho y comenzó a disparar su arma de fuego. De ese modo replegaron a los integrantes de la barricada hasta el panteón local, en donde fueron rafagueados por más de una hora.

«Los federales traen la consigna de exterminar cualquier punto de resistencia» afirmaban los pobladores de Nochixtlán que han mantenido la resistencia en contra de la "Reforma Educativa", afrontaron con barricadas, piedras, palos y cohetones, mientras los cuerpos policiacos utilizaron armas cortas (calibre 380), largas (AR-15, MP-45), rifles automáticos, gases lacrimógenos, pimienta y polvos que causan ceguera temporal, incluso se registraron disparos desde un helicóptero que sobrevolaba en la zona.

Una madre de familia gritaba: «Esto es una masacre, nos están tirando con armas de fuego, nos están matando».

Después de casi siete horas de ataque, a las 3 de la tarde los policías fueron replegados por los pobladores de Nochixtlán, momento en el que se pudieron trasladar los heridos a los hospitales. Previamente, los policías mantuvieron las carreteras cerradas por horas impidiendo el paso de las ambulancias.

 

¿QUIENES SON LOS ASESINADOS?

 

Yalid Jiménez Santiago era un padre de familia de 29 años de edad, originario de Santa María Apazco, ubicada en Nochixtlán. Las campanas de la iglesia del pueblo sonaron como un llamado a apoyar a la barricada. Yalid respondió a esa solicitud, se dirigía al lugar en una camioneta Urban cuando la Policía Federal los comenzó a balacear.

Oscar Nicolás Santiago, habitante de Las Flores Tilantongo, tenía 21 años de edad, fue herido durante el ataque con una arma de calibre 380 que portaba la Policía Federal, lo llevaron inmediatamente al hospital de Nochixtlán lugar en que le negaron la atención médica, pues solamente atendían policías. Consecuencia de esta negligencia médica Oscar murió desangrado.

Andrés Aguilar Sanabria era profesor de educación indígena, de 23 años de edad.

Anselmo Cruz Aquino, originario de Santiago Amatlán, fallecido de bala.

Antonio Pérez García, estudiante de secundaria fallecido, de cuerdo con un mensaje que se recibió en la cuenta del medio Desde las Nubes. 

Se habla de ocho personas asesinadas, hasta el momento faltan algunos nombres por confirmar.


SSP-OAXACA NIEGA EL USO DE ARMAS DE FUEGO. 

La Policía Federal y Estatal utilizó armas de fuego, varios son los asesinados y las decenas de heridos. Pese a que circulan imágenes en donde los policías están utilizándolas y hay registro de varios heridos de bala y asesinados, la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca sigue asegurando que sus elementos «portaban solo su equipo antimontín -no iban armados-».

Por su parte la Sección 22 magisterial responsabilizó al gobierno de Gabino Cué de la integridad física y psicológica de los maestros y padres de familia asesinados y atacados esta mañana «a punta de armas, toletes y gases que usa este gobierno en contra del pueblo».


 

LIES FROM THE MINISTRY OF PUBLIC SECURITY, OAXACA AND THE NATIONAL COMMISSION: THE NOCHIXTLÁN CASE

LUNES, 20 JUNIO 2016

On the morning of Sunday, 19th of June, in a joint operation using firearms, the Federal and State Police attacked teachers, students and residents of Nochixtlán, who had held a barricade for a week to defend public education. The Ministry of Public Security and the National Commission of Security assured that their agents 'did not even carry batons'.

In a press conference, Gabino Cué - the Oaxaca state governor, stated that the morning eviction responded to the impact that the blockade has had upon the tourism sector and upon the economic activity of the state. The Federal Government stated that the governor had requested intervention from the Federal Police.

Various state department officials published statements on their respective twitter accounts, assuring that they did not assassinate the residents of Nochixtlán.